lunes, 4 de agosto de 2008

El Orden de Sucesión a la Corona Georgiana


Con motivo de las múltiples entrevistas realizadas por la prensa internacional a los miembros de la Casa Real de Georgia en España, no se tardó en crear cierta confusión en relación con el orden de sucesión al trono georgiano.

Esa confusión resultó ser aún mayor debido al absoluto desconocimiento de la realidad histórica de Georgia, por otra parte comprensible tratándose de país tan lejano. Pero queremos ayudar a poner las cosas en su sitio, porque la Monarquía georgiana tenía un orden de sucesión casi tan ordenado como las demás Monarquías del Viejo Continente, sólo que no se regía por ninguna Ley Sálica.

Igual que en otros países, en Georgia se seguía la regla de que sucediera al Rey el hijo varón primogénito, una regla común a todos los países, y especialmente aquellos de fuertes tradiciones. Sólo en dos ocasiones se llegó a establecer un orden distinto, recurriendo a un sistema de elección del Rey impuesto por los persas, que en los períodos concretos dominaban a Georgia.

La ausencia de una Ley Sálica, sin embargo, permitió que se recurriera a soluciones excepcionales, como cuando accediera al trono la Reina Tamara, que resultó ser una de las soberanas georgianas más brillantes de la historia. Pero esas excepciones se dieron muy pocas veces, manteniéndose la sucesión del varón primogénito.

En el pasado hubo hasta tres ramas de la dinastía a de los Bagration: Kartli, Kakhetia e Imerethia. La rama de Kartli se extinguió en 1658 con Rostom, pasando los derechos dinásticos a la rama de los Moukhrani, que comenzó con Bagrat I, hermano del Rey David VIII, en 1512. En consecuencia, los tres últimos Reyes de Georgia hasta la toma del país por Rusia en 1801 eran Moukhrani, por lo que en la actualidad es esta línea la que ostenta la jefatura de la Casa Real en la persona del Príncipe Heredero Jorge de Bagration, hijo de Irakly de Bagration. A este último, y para contrarrestar la no inclusión en el Gotha, S.A.I. Vladimir de Rusia le concedió el tratamiento de Alteza Real, reconociéndole a él y sus descendientes como legítimos herederos del trono georgiano.

Es necesario apuntar el hecho de que la Casa Real de Georgia nunca se ha tenido en cuenta en el Gotha, porque no se consideraba una verdadera Casa Real, a pesar de que reinaba en Georgia desde el siglo IX.

Pero tenemos una de las muestras más contundentes de la condición de Casa Real y de la legitimidad del Príncipe Heredero Jorge en las múltiples demostraciones de reconocimiento por parte del pueblo y del gobierno georgianos que son los que mejor saben quiénes rigieron los destinos de su país en el pasado.

Y finalmente, no se debe olvidar que la religión ortodoxa es muy importante. Sólo la rama española de los Bagration Moukhrani cumple esa condición, mientras que otras como la italiana son católicas.

Línea sucesoria desde el último Rey de Georgia:


Juan I
(1756-1800)

Constantino
(1782-1842)

Irakly
(1813-1892)
---

Alejandro
(1853-1918)
---

Jorge
(1884-1957)
Jefe de la Casa Real
---

Irakly
(1909-1977)
Jefe de la Casa Real
---

Jorge (1944-2008)
Jefe de la Casa Real

María Paz (1947) Bagrat (1949)
---

David (1976)
Jefe de la Casa Real
Irakly (1972) Guram (1985) María (1969)

(corregido por indicación del secretario de Don David - 03-04-2008)


18 comentarios:

Anónimo dijo...

En el testamento de S.A.R. Jorge Bagrationi, consta y se designa a su segundo hijo Davit Bagrationi como el único heredero de todos los derechos dinásticos de la Corona de Georgia y su hijo S.A.R. Irakly Bagrationi así como toda la Familia Real Georgiana están al corriente del testamento. El presidente de Georgia y el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Georgia Illa II también están al corriente del testamento y apoyan únicamente la reinstauración de la monarquía en la persona de S.A.R. Davit Bagrationi Mukhran Batonishvili.

Esto es posible y se debe a la antigua ley de sucesión monárquica de Georgia.

Les ruego tomen nota de la información puesta a su disposición con el fin de evitar confusiones y mal entendidos.

Sin otro particular, muy atentamente.

Conde de Guillamón

Secretario S.A.R. Davit Bagrationi Mukhran Batonishvili y
Canciller de la Orden del Águila de Georgia

A.M.E. / Pedro Schwenzer dijo...

Gracias por la información. Le informo que el artículo en cuestión es de 1991/1992 y que no se dice nada sobre la sucesión. Sería interesante que nos explicara la ley de sucesión georgiana, ya que no se entiende muy bien que sea el segundo hijo el heredero al trono, además, no es lo que en su día nos explicó S.A.R. Don Jorge de Bagration.

Tal vez me pueda facilitar la dirección postal de la Casa Real, ya que me gustaría expresar mi pésame por el inesperado fallecimiento del Príncipe.

En este momento, este blog recoge csi exclusivamente artículos históricos de la asociación, pero con mucho gusto insertaré algún artículo de actualidad sobre Georgia y la Casa Real.

Está pendiente insertar la entrevista que en su día realicé con S.A.R. Don Jorge, con el que la AME mantenía muy buena relación. En su día me invitó el Partido Tradicionalista a visitar Georgia, pero debido a la situación de guerra civil en 1992 no fue posible. Sería interesante saber si la Real Familia vive actualmente en Georgia y cómo van las gestiones para restaurar la Monarquía.

Saludos a S.A.R. el Príncipe David.

Pedro Schwenzer

Anónimo dijo...

Contacto: Diego Guillamón, e.mail: orden@aguiladegeorgia.com

puede visitar la página web:

www.royalbagration.com


La ley de sucesión georgiana autoriza al Rey a designar de entre sus hijos al que considere más preparado.

S.A.R. Davit Bagrationi vive en Tbilisi, Georgia.

Atentamente, Diego Guillamón

a.m.e. / Pedro Schwenzer dijo...

Gracias, Diego, mañana escribiré por correo-e.
Pedro

Anónimo dijo...

Me podria decir de donde saca si titulo de Conde de Guillamon y de Enebral pues lo he buscado en diferentes guias incluido el elenco del instituto salazar y no sale por ningun lado

Anónimo dijo...

Estimado señor, el título noble y hereditario de Conde de Guillamón y del Enebral es un título georgiano, me lo concedio S.M. Giorgi XIII, (que Dios Guarde en la Gloria) anterior jefe de la Casa Real de Georgia, en reconocimiento a mis servicios prestados durantes años a la Corona de Georgia, el mismo esta inscrito y registrado en los Ministerios de Justicia y Exteriores de Georgia y cuenta con la bendición de Su Santidad el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Georgia Illa II.

A todos los efectos esta reconocido por todas las Casa Reales Reinantes y también por la mayoría de las no Reinantes.

Espero que esta información le saque de sus dudas.

Muy atentamente,

Conde de Guillamón y del Enebral.

Anónimo dijo...

Estimado señor, el título Noble y Hereditario Conde de Guillamón y del Enebral es georgiano, me lo concedio S.M. Giorgi XIII (Que Dios Guarde en la Gloria) anterior Jefe de la Casa Real de Georgia.

El mismo esta inscrito y registrado en los Ministerios de Exteriores y justicia de Georgia y cuenta con la bendición de Su Santidad el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Georgiana Illa II.

Esta reconocido por todas las Casas Reales Reinantes y por la mayoría de las no Reinantes.

Muy atentamente.

Conde de Guillamón y del Enebral

countofguillamon@royalhouseofgeorgia.ge

Anónimo dijo...

El título sale de Georgia.

countofguillamon@royalhouseofgeorgia.ge

j.g.carpio dijo...

Siento discrepar de algunos de los comentarios a cerca de la orden de sucesión al trono de Georgia.
En todas las monarquías de la cristiandad la orden de sucesión es por primogenitura, pudiendo no ser así en títulos de menor rango como Conde o Duque. Consecuentemente la sucesión debería recaer en su hijo mayor Irakly, a menos que este hubiera abdicado o cedido sus legítimos derechos a otro miembro de su familia, como pudiera ser su hermano David, cosa que creo que no ha sucedido.
Las cuestiones testamentarias se deben atener a la legalidad y en cualquier caso podrían ser objeto de controversias legales, que las partes podrían reclamar en legítima defensa de sus intereses.
Julio García Carpio

j.g.carpio dijo...

Me gustaría conocer esa antigua ley georgiana que posibilita una sucesión monárquica diferente a la aceptada por todas las monarquias cristianas. Con toda sinceridad, creo que no existe.
Julio Garcia Carpio

Asociación Monárquica Europea dijo...

JG: Nosotros no lo sabemos, es lo que dice el secretario de SAR el Príncipe David. Georgia tenía un sistema particular de sucesión y educación del heredero. Será cuestión de profundizar en el tema.

Antonio Ruiz Palacín dijo...

Sres.:

Las monarquías europeas son un fraude. Han traicinado a sus propias raíces historias. Por eso están a punto de desaparecer. Su final está profetizado en el Libro del Apocalipsis.

Un saludo

Anónimo dijo...

Puede que lleve razón, no he leido el mencionado libro.
Imagino que su respuesta está razonada.
Quizás le gustaría compartir sus criterios e ilustrarnos.
Saludos cordiales.
Julio Garcia Carpio

Anónimo dijo...

Madrid, 14 de enero de 2011

Estimados amigos de la asociación “Monarquía Europea”, quiero por esta transmitirles algunas consideraciones a lo comentado en su Web sobre la monarquía georgiana y sobre la sucesión a esa corona, tras la muerte del Príncipe Jorge, al que tuve la oportunidad de conocer e incluso compartir inquietudes y trabajos; sucesión, a mi entender, mal desarrollada e inconclusa.

Debo comunicarle, como cuestión previa, mi corto conocimiento de las monarquías y mi interés casi exclusivo con la georgiana, por los vínculos que tengo con el pueblo de Georgia, al dirigir una fundación que, desde hace 14 años, trabaja con los refugiados georgianos de Abjasia, región dependiente de Georgia, concretamente con sus niños.

En primer lugar debo criticar los mensajes anónimos que aparecen en su web, máxime cuando hacen alusiones difamatorias a personas sin aportar pruebas de tales supuestos; las personas deben poner su nombre en sus opiniones y los propietarios de los foros o las webs deben velar por el contenido de los mensajes que cuelgan para la lectura pública, de lo contrario podrían parecer cómplices, en este caso de la supuesta difamación.

La libertad de expresión es algo que debe quedar fuera de toda discusión, pero su asociación, si tiene como objetivo difundir y apoyar todo lo concerniente a las monarquías europeas, debería de ser algo más beligerante con esa defensa y contrastar las cosas, comentarios, etc. que le lleguen, antes de publicarlas en su medio, sobre todo al abordar un tema tan serio como la sucesión a una corona, la georgiana, de un pueblo tan antiguo y digno como Georgia.

Cuando el señor Conde de Guillamón y del Enebral, Secretario de S.A.R. Davit Bagrationi Mukhran Batonishvili y Canciller de la Orden del Águila de Georgia, manifiesta sus consideraciones respecto de la sucesión, al menos se debe tener en cuenta sus claros intereses en ello y cuestionar su aportación, al entenderla, razonablemente, como partidista e interesada. Modestamente, creo que esta aportación, de alguna manera, deberían contrastarla antes de publicarla para no parecer cómplices de esa afirmación aparentemente, y como poco, errónea.

Es muy fácil decir que existe una antigua ley georgiana que permite esa sucesión atípica que, por cierto, va en contra a los derechos de sucesión de cualquier monarquía de la cristiandad, pero ¿donde está la referencia escrita a esa ley?, ¿porqué no la muestra?; creo, con toda modestia, que esa ley no existe.

También alude al testamento del Príncipe Jorge para justificar la ascensión de su representado, el príncipe Davit, sobre la legitimidad que asiste al príncipe Irakly, primogénito de Jorge Bragationi a la mencionada sucesión, cuando no muestra el mencionado testamento con sus voluntades; de nuevo vuelvo a creer que ese testamento, con esas clausulas tas extrañas, no existe.

Por lo expuesto y por lo que en su día hablé con el difunto príncipe Jorge, he de decir que el príncipe Irakli es el heredero legítimo de su padre a la sucesión a la corona de Georgia. En mi opinión lo correcto sería matizar, de la manera que expongo, la información del contenido en dicho artículo, hasta que sea aportada por el Príncipe Davit o su secretario el Sr. Guillamón, la documentación referente a esa antigua ley de sucesión y el testamento de su padre; para evitar confusiones.

Julio Garcia Carpio

P.D. Espero que pueda colocar en su Web, en el foro correspondiente, este comentario.

Anónimo dijo...

Hay pobres infelices que como no les entran los cuernos por la puerta se ponen a despotricar sin saber y lo único que les viene a la cabeza es el nombre de su musa

Anónimo dijo...

Madrid, 14 de enero de 2011

Estimados amigos de la asociación “Monarquía Europea”, quiero por esta transmitirles algunas consideraciones a lo comentado en su Web sobre la monarquía georgiana y sobre la sucesión a esa corona, tras la muerte del Príncipe Jorge, al que tuve la oportunidad de conocer e incluso compartir inquietudes y trabajos; sucesión, a mi entender, mal desarrollada e inconclusa.

Debo comunicarle, como cuestión previa, mi corto conocimiento de las monarquías y mi interés casi exclusivo con la georgiana, por los vínculos que tengo con el pueblo de Georgia, al dirigir una fundación que, desde hace 14 años, trabaja con los refugiados georgianos de Abjasia, región dependiente de Georgia, concretamente con sus niños.

En primer lugar debo criticar los mensajes anónimos que aparecen en su web, máxime cuando hacen alusiones difamatorias a personas sin aportar pruebas de tales supuestos; las personas deben poner su nombre en sus opiniones y los propietarios de los foros o las webs deben velar por el contenido de los mensajes que cuelgan para la lectura pública, de lo contrario podrían parecer cómplices, en este caso de la supuesta difamación.

La libertad de expresión es algo que debe quedar fuera de toda discusión, pero su asociación, si tiene como objetivo difundir y apoyar todo lo concerniente a las monarquías europeas, debería de ser algo más beligerante con esa defensa y contrastar las cosas, comentarios, etc. que le lleguen, antes de publicarlas en su medio, sobre todo al abordar un tema tan serio como la sucesión a una corona, la georgiana, de un pueblo tan antiguo y digno como Georgia.

Cuando el señor Conde de Guillamón y del Enebral, Secretario de S.A.R. Davit Bagrationi Mukhran Batonishvili y Canciller de la Orden del Águila de Georgia, manifiesta sus consideraciones respecto de la sucesión, al menos se debe tener en cuenta sus claros intereses en ello y cuestionar su aportación, al entenderla, razonablemente, como partidista e interesada. Modestamente, creo que esta aportación, de alguna manera, deberían contrastarla antes de publicarla para no parecer cómplices de esa afirmación aparentemente, y como poco, errónea.

Es muy fácil decir que existe una antigua ley georgiana que permite esa sucesión atípica que, por cierto, va en contra a los derechos de sucesión de cualquier monarquía de la cristiandad, pero ¿donde está la referencia escrita a esa ley?, ¿porqué no la muestra?; creo, con toda modestia, que esa ley no existe.

También alude al testamento del Príncipe Jorge para justificar la ascensión de su representado, el príncipe Davit, sobre la legitimidad que asiste al príncipe Irakly, primogénito de Jorge Bragationi a la mencionada sucesión, cuando no muestra el mencionado testamento con sus voluntades; de nuevo vuelvo a creer que ese testamento, con esas clausulas tas extrañas, no existe.

Por lo expuesto y por lo que en su día hablé con el difunto príncipe Jorge, he de decir que el príncipe Irakli es el heredero legítimo de su padre a la sucesión a la corona de Georgia. En mi opinión lo correcto sería matizar, de la manera que expongo, la información del contenido en dicho artículo, hasta que sea aportada por el Príncipe Davit o su secretario el Sr. Guillamón, la documentación referente a esa antigua ley de sucesión y el testamento de su padre; para evitar confusiones.

Julio Garcia Carpio

Asociación Monárquica Europea dijo...

Estimado Julio:

Nosotros revisamos los comentarios, pero no a diario, por lo que no se publican de inmediato.

Defendemos la libertad de expresión, aunque tratamos de eliminar comentarios con un lenguaje inadecuado. Pero la AME no comparte necesariamente todas las opiniones que los lectores puedan dejar.

Nuestra amistad con SAR Don Jorge ha sido muy grande y nuestra lealtad a su Real Casa siempre ha sido inquebrantable. Lo que sucede ahora con la Casa Real de Georgia no nos consta más que por noticias que nos pueden llegar, ya que lamentablemente llevamos unos años sin tener contacto con ella.

Saludos

Anónimo dijo...

Madrid, 30 de enero de 2011. Estimados amigos de la AME,
Constato con satisfacción que han retirado la colaboración en su blog que aludía a ciertas consideraciones respecto del principe Irakly y del principe Davit, alusiones inadecuadas e insultantes.
Creo que aciertan al retirarlas y con ello permiten el debate sobre esta cuestión (sucesión a la corona de Georgia)o cualquier otra en unos términos correctos, respetuosos y carentes de insultos que nada aportan al fondo y hieren.
Gracias, de esta forma si.
Saludos Cordiales.
Julio García Carpio